En el mundo más de 17 millones de personas mueren por enfermedades del corazón cada año, lo que es un número significativo, debido a que el estrés, la mala alimentación, el uso excesivo de alcohol y la vida sedentaria son los causantes de muchos males cardiacos.  

Estos son los males cardiacos que provocan esas muertes:

Ataque al corazón o infarto de miocardio:

El ataque al corazón se produce cuando uno de los vasos encargados de suministrarle sangre se bloquea. Las arterias coronarias pueden sufrir una obstrucción por el desarrollo de una enfermedad congénita, por acumulación de grasa, por la formación de un trombo o por una suma de todas.

Si el corazón deja de recibir suficiente flujo sanguíneo, comienza a necrosarse. Lo más importante a corto plazo es que la llegada de sangre con oxígeno no se detenga y que recupere su frecuencia lo antes posible. Para ello existen diferentes técnicas de masaje cardíaco o de reanimación, algunas manuales y otras mecánicas.

Angina de pecho:

La angina de pecho es una patología muy similar al infarto. En este caso no deja huella, es decir, no se llega a producir necrosis. Cuando se sufre, el flujo de la sangre se detiene o reduce transitoriamente. Los síntomas son los mismos que los de un infarto.

Hipertensión:

La hipertensión es lo mismo que presión arterial alta. Es uno de los problemas del corazón más comunes. Se produce cuando los vasos sanguíneos se dilatan o las paredes internas se hacen más estrechas. El corazón se ve obligado a latir más fuerte y se aumenta el riesgo de sufrir otras patologías coronarias.

Entre los síntomas están la fatiga, el sangrado nasal, la indigestión, el dolor abdominal, el dolor de cabeza, los mareos o la disminución de facultades, como pérdida de visión, de memoria, o la desorientación.

Arritmia:

La arritmia se produce por un funcionamiento irregular del corazón. Los síntomas son muy similares a los de un ataque cardíaco, salvo que también incluyen la sensación de que el corazón palpita mucho más rápido o de manera desigual.

Enfermedades cerebro vasculares:

En ocasiones, un coágulo de sangre es bombeado al cerebro y bloquea una de las arterias. Cuando esto ocurre se produce un ictus isquémico. También puede ocurrir un ictus hemorrágico, por la rotura de un vaso sanguíneo.

Entre los síntomas más comunes están:

  • Dificultades cognitivas: el habla, el razonamiento, la memoria, los sentidos y la coordinación comienzan a fallar.
  • Debilidad muscular.: se nota adormecimiento y/o falta de fuerza.
  • Dolor de cabeza: se siente presión y dolor en la cabeza.
Insuficiencia cardíaca

Si el corazón no es capaz de bombear suficiente sangre, se produce una insuficiencia cardíaca. Puede ocurrir por un endurecimiento del corazón o por una dilatación del mismo.

Los síntomas de la insuficiencia cardíaca pueden ser:

  • Fatiga
  • Hinchazón  de piernas,  tobillos y  pies
  • Arritmia
  • Falta de aire
  • Tos
  • Reducción de facultades cognitivas
  • Sibilancia
  • Falta de apetito
  • Dolor en el pecho
  • Hinchazón del abdomen
  • Retención de líquido

Artículo creado con información de vitalseguro.com.